Archivo de la etiqueta: Novela Gráfica

Lectures comiqueres v4.0

Una altra entrada combo de diferents còmics/novel·les gràfiques que he estat llegint aquests dies. (i li torno a canviar el nom a la secció XD)

Una vida errante

Obra de 2 volums autobiográfica de Yoshihiro Tatsumi, el pare del Gekiga (el que coneixeriem avui com a novel·la gràfica) publicada per Astiberri.

És una obra molt interessant, tant per veure com estava la societat japonesa de la postguerra com, sobretot, per apendre com va anar evolucionant el còmic japonès des de historietes per nens fins a coses més per adults, i com Tatsumi i els seus companys van influir en aquesta nova vessant.
Tot i recomanar-lo molt a qualsevol persona que estigui minimament interessada en la història del còmic (i sobretot del manga) també te alguna cosa que no m’ha agradat:
– No tots els noms dels autors son els reals, no se si per tema de drets o pel que sigui, però la majoria son semblants, però no els reals. Això dificulta buscar-ne informació (fins i tot el del protagonista està canviat!).
– La història va acabar prematurament quan li van cancel·lar la serie, no és que quedi molt penjat, però també deixa amb ganes de saber més ja que acaba quan l’autor encara era jove.

d'adolescent van coneixer a Tezuka, ja una eminència en l'època.

D’adolescents van coneixer a Tezuka.

Nivell de cremada de pis: 4/5

Through the Woods

Recopilació d’històries curtes de terror d’Emily Carroll (guanyadora del premi Eisner 2015 a millor història curta, que podeu trobar gratuïtament aquí).

No recordo com vaig arribar a coneixer l’existència d’aquest còmic, però sort que ho vaig fer ja que és una passada. És un còmic que dona molt mal rollo sense ser gore ni desagradable, més cap a l’estil de un conte, però molt fosc i amb un estil i una narració no podrien quedar millor.

Recomano llegir-lo de nit per ficar-s’hi encara més.
Espero que Emily Carroll segueixi explotant aquest estil i ens arribin més coses seves ben aviat.

Nivell de cremada de pis: 4,5/5.

Hawkeye

Mai hagués dit que un còmic de Hawkeye podria molar tant.

A través de 22 números (a Espanya Panini, 4 recopilatoris) guionitzats per Matt Fraction i dibuixats (portades guanyadores de Eisner incloses) per David Aja ens arriba una història sobre el que fa Hawkeye quan no és un Avenger.

Clint Barton (Hawkeye) viu a un edifici d’apartaments molt modest on una màfia de l’europa de l’est (russos?)  està fent la vida impossible als veïns intentant fer-los fora per les males per tal de fer negocis turbios. Clint es proposa arreglar la situació comprant tot l’edifici, però no va tal com s’esperava. Acompanyat per la Kate Bishop (el personatge que ho peta més amb diferència) i amb aparicions estelars d’altres herois/avengers s’enfrontarà a la extranya màfia i la seva extranya manera de parlar.

Així és com parlen els de la màfia.

Així és com parlen els de la màfia.

És extremadament divertida i original, els 22 números passen volant, tant en Clint Barton com la Kate Bishop molen molt, la narració és bastant diferent, amb constants salts temporals endavant i enrere que a vegades costen de seguir (l’únic dolent que se m’acudeix de la serie) i fins i tot un capítol sencer des del punt de vista d’un gos (genial!).

Nivell de cremada de pis: 4/5.

Anuncios

El Arte de Volar

Después de leer el magnífico “Yo, Asesino” de Antonio Altarriba tenía ganas de leer algo más suyo, así que cuando se presentó la oportunidad de ponerme con su anterior obra, El Arte de Volar, no dudé en hincarle el diente.

 

Antonio Altarriba se pone, literalmente, en la piel de su padre para escribir su biografía como si él mismo fuera su propio padre, que de hecho, como nos cuenta en las primeras páginas en un extraño recurso que deja un poco roto, lo es.

La narración empieza con Antonio (padre) suicidándose al saltar desde la cuarta planta de la residencia de ancianos y a medida que va cayendo recuerda su vida (el cómic está dividido en diferentes capítulos, cada capítulo una planta, terminando en el suelo) haciendo una clara referencia a que antes de morir nos pasa la vida por delante de los ojos.

La vida de Antonio no fue nada fácil, nacer en un pueblo  de la España profunda a principios de siglo, pasar la guerra civil a filas del bando perdedor, refugiado en Francia, la postguerra… Desgracia tras desgracia, pero pese a eso también da la sensación de que tuvo suerte, ya que sobrevivió a momentos realmente difíciles e incluso salió bien parado de otras “aventuras” (nospoilers). Tuvo una vida fuera de lo común, como mínimo visto desde la época en que vivimos ahora.

El cómic me ha transmitido la sensación de que Antonio nunca llegó a ser feliz (excepto un breve periodo de su vida como refugiado en la campiña francesa) y en general me ha parecido bastante desesperanzador, una vida en la que nada le acaba de salir bien, con la que nunca está contento (pero nunca acaba de dar un paso más allá para solucionarlo) y en la que además tiene que renunciar a sus ideales para tirar adelante, de hecho se podría opinar que vive en una depresión crónica desde un suceso bastante traumático que le ocurre en su adolescencia.

Las cuatro primeras páginas de la novela me han parecido una MARAVILLA, mi parte favorita sin duda, esa última viñeta del prólogo… estamos frente a un maestro de la narrativa. La parte en la residencia (especialmente cuando le diagnostican la depresión y nos cuenta como él la ve) y la parte en que es un refugiado en la campiña francesa (en general toda la parte de refugiado de guerra) fueron las otras dos partes que más me gustaron.
En cambio, toda la guerra civil (una parte bastante larga) se me hizo bastante pesada al ser un tema bastante “trillado” aunque me aportase información que no conocía sobre los anarquistas, la CNT y lo que sucedía en Barcelona mientras otros estaban en el frente (vaya tela); quizá haya influido que venía de leer un tocho considerable como Notas al Pie de Gaza de Joe Sacco y más guerra se me hizo duro.

Ponent Mon dispone de dos ediciones de esta novela gráfica, una en tapa dura y tamaño grande y otra rústica más pequeña; yo he tenido la oportunidad de leerlo en la edición más pequeña y ha sido un error, el dibujo de Kim (muy denso) y los diálogos interminables hacían que se viera todo muy “apretujado”, pude ojear la edición más grande en la biblioteca y se ve mucho mejor. Quizá es por eso que no he conseguido que me entre por la vista y el dibujo no me haya convencido en toda la obra.

En general me ha parecido un buen cómic, seguramente me esperaba más ya que venía hypeado por “Yo, Asesino”, y que el dibujo no me haya convencido tampoco ha ayudado. De todas formas creo que vale mucho la pena leer, Altarriba (hijo) es un genio de la narrativa y lo deja todo muy redondo, muy bien hilvanado y da gusto leer sus guiones. Ya espero con ganas su siguiente obra (que me enteré ayer que será una biografía de su madre… a ver como sale, que en el arte de volar no sale muy bien parada XD).

Antonio (hijo, que lío con eso de que se llamen igual) se basó en, a parte de lo que su padre le explicara, un diario que le hicieron escribir como tratamiento para la depresión, por lo que quizá es también por esto por lo que el tono es más “gris”. Resulta curioso que su hijo apenas salga en 4 páginas pese a ser él mismo quien está narrando su historia (no por eso es poco importante, aunque salga poco nos deja bastante claro que fue un oasis en medio del desierto que le salvó del suicidio antes).

En definitiva os lo recomiendo, aunque para mi no llegue al nivel de su última obra, esta también os asegura unas cuantas horas de una buena lectura, interesante y que seguro que os hace reflexionar.

PD: en su página web está colgado tanto el guión de El Arte de Volar como una guía didáctica para profundizar más en su lectura (¡que todavía tengo pendiente leer!)

Los Ignorantes

Hago un paréntesis a las crónicas de Sitges para hablaros de esta novela gráfica antes de olvidarme.

El autor, Étienne Davodeau le propone la siguiente idea a su amigo Richard Leroy, un vinicultor que no sabe absolutamente nada sobre cómics, durante poco más de un año Richard le enseñará como es la vida de un vinicultor y a cambio él le introducirá en el mundo de la novela gráfica.

Sin más introducción que esta Los Ignorantes nos sumerge en el viñedo, la bodega, la cata de vinos y todo lo relacionado con la vida de Richard Leroy, que a medida que avanzamos descubriremos que es alguien bastante raro con muchas manías… todo esto alternado con el mundo de la BD a mano de Étienne Davodeau.

Al empezar a leer me esperaba una distribución de 50/50 (vinos/cómic) pero es más un 70/30… pese a eso engancha mucho y se lee muy fácil y del tirón. Como un completo ignorante (y no demasiado interesado) en el mundo del vino, nunca pensé que podría llegar a engancharme un tema así, pero a parte de las rarezas de Richard la verdad es que está todo muy bien narrado y genera interés.

Hay que aprovechar el viaje

En más de un momento me sentí identificado con Étienne, no sabiendo diferenciar un BUEN vino de un vino malo o, sobretodo, cuando se ríe de Richard por creer en la biodinámica (una especie de homeopatía de la vinicultura). En un momento de la novela Richard le da a probar un vino diciéndole que si no le gusta que lo tire, cuando lo hace le cuenta que es un vino que llega a cientos de euros en subastas, una delicia para expertos; a su vez Étienne le presta Watchmen a Richard y se queda dormido leyéndolo, no sabiendo apreciar un favorito de la crítica (¡y mío!), un curioso paralelismo con profesiones tan distintas.

oops

Es curioso que no es hasta el final que se descubre cual fue la motivación de Richard para dedicarse a los vinos (con lo que está absolutamente obsesionado), rompiendo un poco el molde de conocer los personajes con sus motivaciones más hacia el principio. Da un poco de envidia que tuviera el valor de dejarlo todo atrás para dedicarse a su afición.

Como comentaba al principio también se habla mucho de cómic, es bastante interesante ver las reacciones que tiene Richard a según que tipo de cómic, pero no sólo le deja cómics para leer y opinar, si no que Étienne le muestra todo lo que implica ser un autor de cómic (hablando de envidia…).

Aquí tuvo la idea el cómic.

La visita a la imprenta donde se ve todo el proceso (simplificado) que se sigue para la impresión de un cómic me sorprendió bastante sobretodo la parte con las pruebas de color y las indicaciones que se dan en plan “aumenta los amarillos y  los rojos”. -fotoimprenta- Las visitas a diferentes convenciones donde Richard alucina bastante con la cantidad de gente que hay y las colas para las firmas de autores y a mi me sirvió para ver un poco como es una convención desde el lado del autor. Eso si, donde realmente mi envidia explota es cuando después de leer un cómic se van a visitar al autor a su casa y lo comentan con él (bastante divertido sobretodo cuando a Richard no le gusta y se lo dice sin tapujos), les enseña su estudio, etcétera.

Guarnido en Francia todavía triunfa más

En algunos momentos parece que la vida del dibujante sea muy bonita y fácil, ya que mayormente le enseña las partes buenas (comilonas en las convenciones, visitas a autores consagrados, sin problemas de dinero…). El único momento que se ve que no es todo tan bonito es cuando en la visita a la editorial (muy interesante por cierto) revisan cómics mandados por aspirantes y como deben descartar la gran mayoría…

No todo es tan bonito como parece

Los Ignorantes es muy costumbrista y eso se refleja en el apartado gráfico, un dibujo con trazos sencillos y una distribución de viñetas muy homogénea, con una mayoría de 6 viñetas por página siempre del mismo tamaño y sin hacier inventos extraños, manteniendo la estructura. Me he dado cuenta que esto es habitual en este tipo de cómics “slice-of-life”.

Aunque hubiera preferido más parte de cómic y menos de vinos no se me hizo pesado y consiguió que me interesara por muchos autores que no conocía (al fin y al cabo, yo también soy bastante ignorante del cómic) y, como no, de beber algún vino de los que hace Richard (pero valen como 40€ la botella…).

La edición (La Cúpula) es muy buena, papel grueso, tapa dura y encima al final una lista de algunos de los cómics que se han leído y vinos que se han bebido durante el proceso de creación (no todos, porque no les cabían… supongo¿? ¡ya la podrían haber puesto entera!).

La lista!

Ya para terminar sólo decir que si os interesa alguno de los dos temas (o los dos) vale la pena que le echéis un ojo.

Étienne y Richard en el viñedo