Snow Crash

A finales del siglo 21 Estados Unidos ya no es lo que era, el dólar está devaluado y la gente usa los yenes o los “kongdólares” de la franquicia tecnológica “El gran Hong Kong de Mr Lee”… de hecho sólo hay 4 cosas que hacen mejor que nadie: Películas, música, micro-código y repartir pizzas a tiempo.
En la realidad Hiro Protagonist es un repartidor de pizzas para la mafia del Tío Enzo (la mafia en vez de dedicarse a la delincuencia… se ha pasado al negocio de repartir pizzas) quienes se enorgullecen de NUNCA llegar tarde. En el Metaverso, en cambio, es otra historia; Hiro se autodefine como “el último hacker freelance y el mejor espadachín del mundo” y no es que sea marketing, dice la verdad.

—¿Has ganado la pelea?
—Claro que he ganado la puta pelea —replica Hiro—. Soy el mejor espadachín del mundo.
—Y además escribiste el software.
—Sí. Eso además.

El Metaverso es una realidad virtual evolucionada del Internet que conocemos nosotros hoy día (el libro se escribió en los ’90). Imaginad una carretera de 100 metros de ancho que va en linea recta durante 65536 km (216 km) con millones de cosas por hacer; cada usuario tiene su avatar con cualquier tipo de forma, sólo restringiendo el tamaño, para evitar tener gigantes.
No me quiero enrollar más con el Metaverso, pero ya os podéis hacer una idea.

Nada más empezar Hiro pierde su trabajo como repartidor de pizza para la mafia y encuentra a una adolescente llamada T.A. (abreviatura de “Tuya Afectuosa”), que trabaja como korreo, decidirán asociarse para vender información a la CIC (organización de lucro evolucionada de la CIA).

 En esa época los dos se dedicaban al desarrollo de avatares, él a los cuerpos y ella a los rostros. Ella «era» el departamento de rostros, porque nadie más pensaba que los rostros fuesen importantes, sino simples bustos de color carne colocados sobre los avatares. Juanita estaba obsesionada en demostrarles a todos ellos cuan terriblemente equivocados estaban. Pero durante esa fase, la sociedad exclusivamente masculina de los gurús informáticos que componían la jerarquía de poder de Sistemas Sol Negro afirmaba que el problema de los rostros era trivial y superficial. Por supuesto, no era más que sexismo, de ese tipo especialmente virulento que afecta a los técnicos varones que creen con toda sinceridad que son demasiado inteligentes como para ser sexistas.

Pese a casi vivir en la miseria en la realidad Hiro es bastante importante en el Metaverso y allí, en un selecto club, es dónde ofrecen a su amigo (muy influyente entre los hackers y dueño del club) un nuevo narcótico que se está poniendo de moda, el Snow Crash, una droga en apariencia inofensiva que parece afectar sólo a los hackers (o programadores), dejándolos en “electroencefalograma” plano. Es aquí donde Hiro se pondrá manos a la obra para descubrir qué está pasando, ayudado por T.A. y su exnovia Católica Juanita Márquez.

El noventa y nueve por ciento de lo que se hace en la mayoría de iglesias cristianas no tiene nada que ver con la religión. La gente inteligente acaba por darse cuenta tarde o temprano, y de ahí deducen que el cien por cien son gilipolleces; por eso la gente asocia el ser inteligente con ser ateo.

No se ni como empezar a describir lo mucho que me ha gustado este libro, lo que empieza como algo que podría parecer humorístico se complica de una manera inesperada hacía una historia de crueldad y venganza, sin perder del todo nunca el toque humorístico, llevándonos al inicio de la civilización con los Sumerios, las religiones, las lenguas, antiguos mitos y leyendas; todo envuelto en un mundo cyberpunk entre la realdad y el metaverso y con unos personajes que me atraparon absolutamente.
Hacía mucho tiempo que no leía un libro con un protagonista tan carismático como Hiro Protagonist (vamos, alguien que su nombre es HÉROE PROTAGONISTA tiene que molar) ni con un “sidekick” tan badass como T.A. que no es para nada una típica adolescente.

Llevo mucho rato intentando ver como enfocar esta reseña pero cualquier cosa que pongo me parece que no le hago justicia y no se ni si tiene mucho sentido, así que simplemente voy a añadir que recomiendo INFINITO la lectura Snow Crash.

—Esto del Snow Crash… ¿es un virus, una droga o una religión?
—¿Y qué diferencia hay?

tl;dr -> LEED EL LIBRO

Anuncios

6 Respuestas a “Snow Crash

  1. El llegiré, però això ja serà l’any vinent ji ji ji ji xD

    PD: Ni Bon Nadal ni Bones Festes ni res?

  2. Me l’apunto pel proper a llegir. Gràcies!

  3. ja em direu què us sembla!

  4. Apuntat. T.A. deu ser Y.S. a l’original?

  5. Aquest divendres dia 30 publico el post amb la review 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s