Ready Player One

Es el año 2044 y el mundo es un desastre. Las fuentes de energía fósiles están prácticamente agotadas y el precio del combustible está por las nubes. En medio de una enorme depresión a nivel mundial la mayoría de la gente subsiste como puede. Sin embargo un videojuego de realidad virtual llamado OASIS proporciona la vía de escape que las personas necesitan. La gente dedica más tiempo al juego que a la vida real misma. El juego ofrece todas las posibilidades imaginables y cualquier cosa es posible.

El creador de OASIS es un enorme fan de los años 80, así como un fantástico programador de videojuegos que amasa una inmensa fortuna con su compañía GSS, que tiene como obra maestra OASIS. Tras su muerte se anuncia en un vídeo que el juego contiene un Huevo de pascua. Quien lo encuentre heredará toda su fortuna.

Con este interesante setting empieza Ready Player One, la alabada primera novela de Ernest Cline.

De temática entre la sci-fi y el cyberpunk, Ready Player One está planteada como si fuera un libro escrito a posteriori por el protagonista de la historia, Wade Owen Watts a.k.a. Parcival en OASIS, un adolescente huérfano que vive en la miseria y está obsesionado con la búsqueda del huevo de pascua.

Había diseñado la cara y el cuerpo de mi avatar para que se parecieran más o menos a mí. Su nariz, eso sí, era ligeramente más pequeña y era más alto que yo. Y más delgado. Y más musculado. Y sin acné juvenil. Pero dejando de lado esos detalles sin importancia, resultábamos bastante parecidos.

Cinco años después de la muerte de Halliday, el creador de OASIS, todavía nadie ha conseguido resolver la primera pista para encontrar el “huevo”. Mientras, una multinacional de la comunicación (IOI) está contratando a jugadores para resolver la pista en plan mente colmena para conseguir hacerse con la herencia y el control del videojuego, creando un monopolio a nivel mundial.
Es en este momento donde Parcival descubrirá algo que le acerca a resolver el primer enigma, cosa que cambiará su vida radicalmente.

El universo Firefly quedó anclado en un sector adyacente a la galaxia de La guerra de las galaxias, y una recreación detallada del universo de Star Trek en el sector contiguo. Desde entonces, los usuarios podían teletransportarse a sus mundos favoritos, pasando de uno a otro. La Tierra Media. Vulcano. Pern. Arrakis. Magrathea. Discworld, Riverworld, Ringworld. Mundos y más mundos.

Como ex-jugador de MMO’s y aficionado a la cultura de los ’80 y los ’90 (películas, videojuegos, música, series…) he disfrutado MUCHO leyendo este libro. Las referencias son una constante, tantas que se agradecerían más notas del autor ya que es imposible pillarlas todas.
Todo lo relacionado con los MMO está también bien llevado, apostaría que el autor ha jugado al WoW… o se ha documentado mucho. Clanes, chats, amistades, traiciones, trolls en foros, relaciones… todo bastante “”auténtico””.
Por si el libro no me tenía ganado con tanta referencia a cosas que me gustan, hacía el final aparece un RX-78, no hace falta que diga más ¿no?

Salir es algo que está muy sobrevalorado.
Almanaque de Anorak,
capítulo 17, versículo 32

No sólo Parcival aparece en el libro, un gran amigo suyo Hache, su amor platónico (que ni conoce, pero lee su blog y es fan suyo) Art3mis y los hermanos japoneses Daito y Shoto juegan también un papel muy importante, sin olvidarme de Solento, el líder de IOI (y el villano del libro).
En general me han gustado todos los personajes principales, sobretodo los japoneses. Es además bastante interesante cuando se van descubriendo cosas de sus vidas fuera de OASIS ¡como miente la gente por Internet!

—Eres mala. Supongo que ya lo sabes —le dije.
Ella sonrió y negó con la cabeza.
—Caótica Neutral, cielo.

El desarrollo de la trama me ha gustado bastante, la verdad es que engancha mucho y es muy fácil de leer, como todos los libros en primera persona. Es en la recta final donde se vuelve, para mi, demasiado típico y predecible; pese a esto la batalla final es muy épica y llena de fanservice geek que consiga que lo leas con una sonrisa muy grande y disfrutando como un crío. También es poco creíble que en 5 años nadie resolviera la pista… y luego pase todo tan rápido.

En resumen y para terminar, por si no ha quedado claro, me ha gustado bastante, pero tiene un gran inconveniente: Si no eres geek, este NO es tu libro. Eso si, si eres un poco geek, has visto películas de culto de los 80, eres lector de cómics, has jugado a MMO’s, etc… vas a disfrutar mucho. Esa sensación cuando en un momento importante algo TAN importante es los caballeros de la mesa cuadrada de Monty Python… no tiene precio,

He visto que están en proceso de rodar la película… espero que consigan los derechos de todo, porque si se saltan las referencias quedará algo bastante descafeinado, por muchos efectos especiales que le pongan.

Anuncios

4 Respuestas a “Ready Player One

  1. si només soc mig geek només m’agradarà a mitges, no?

  2. Brrrr, mira que en un primer moment m’havies fet venir ganes de llegir-lo però si hi ha TANTES referències dels anys 80 dubto que l’entengui del tot… o que pugui gaudir de la lectura o.ò

    • És que és un llibre molt especial, sense agafar les referències es pot gaudir del llibre, però jo crec que no és el mateix. Tot i així crec que n’agafaries forces!

      ante la duda i la llista infinita de llibres pendents -> esperar a la película

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s