Archivo mensual: diciembre 2014

lecturas varias v1.0

Estos días he estado leyendo varios cómics y como me da pereza hacer una reseña para cada uno, haré una global con comentarios más cortos (#EpicPal).

Agujero Negro

Agujero Negro es un señor tocho en blanco y negro ambientado en los años 70 en los Estados Unidos, en pleno apogeo del “amor libre” y las drogas. Es en Seattle donde aparece una nueva epidemia “la plaga de los quinceañeros”, una enfermedad de transmisión sexual que crea extrañas mutaciones (desde bultos inofensivos a desfigurar rostros completamente). Un cómic muy oscuro y extraño sobre la relación entre adolescentes con las drogas, el alcohol, el sexo y la marginación social de los infectados.

Alabaster

Alabaster es un héroe olímpico afroamericano de los años 50 que se enamora de una actriz blanca, esta le humilla por negro y consigue que le manden a la cárcel con cargos falsos, allí conoce un científico loco promete hacerle invisible para poder vengarse (¿y no pasar vergüenza por ser negro?), el experimento (vía una pistola de invisibilidad) sale mal y solo consigue la invisibilidad de la piel; todo rencor y odio hacia TODO jura venganza y promete eliminar toda la belleza del mundo para convertirlo en un lugar horrible.
Esta no es la mejor obra de Tezuka, ni de lejos, pero esto no significa que no sea un buen cómic, lo es, y vale la pena leerlo. Parece mentira que con un dibujo tan “”infantil”” pueda contar historias tan oscuras.

Taniguchi mola

Me ha encantado. En resumidas cuentas es la historia de como un aspirante a mangaka escribe su primera obra con la ayuda de su musa y primer amor. Tanto el estilo, los fondos, la historia, todo, es una maravilla.
Sólo he leído 2 obras de Taniguchi (Barrio Lejano, imprescindible, y esta), esto va a cambiar pronto, ya que las dos me han gustado mucho.

The Good Wife – Temporadas 2 y 3

La segunda temporada continua justo donde termina la primera (lógicamente) y la verdad es que sigue la misma dinámica sin mejorar demasiado en los aspectos que no me gustaron, excepto quizá que Cary tiene algo más de protagonismo. Casos independientes con poca relación entre ellos, siguiendo con la poco trabajada trama política de Peter Florrick. Además esta segunda temporada tiene el peor capítulo hasta ahora, uno en el que el bando contrario representa a Hugo Chaves en Venezuela, la vergüenza ajena fué bastante grande.

Por suerte, un poco más adelante aparece un nuevo personaje, Blake Calamar, un investigador muy muy turbio que sabe algo del pasado de Kalinda y da mucho juego en el desarrollo de varios personajes. La temporada termina descubriéndose  “”el (uno de los) pastel(es)””.

La tercera temporada en cambio la cosa mejora mucho. Si había una cosa de lo que me llevaba quejando desde el principio es que los protagonistas siempre ganan todos sus casos; pues parece que incluso los guionistas se dieron cuenta y se empieza a investigar a Will Gardner (recordemos que es uno de los socios de la firma de abogados donde trabaja Alicia, los que no pierden nunca) sobre una posible trama de corrupción y sobornos a jueces que dura gran parte de la temporada.

Todos los personajes evolucionan mucho durante esta temporada, en especial Kalinda que cada vez queda más claro que tiene un pasado secreto muy oscuro que esperemos vaya saliendo a la luz…

Los hijos de Alicia tienen menos protagonismo en estas 2 temporadas, pero lo poco que salen no molestan (como acostumbra a pasar con niños en las series), sino que caen bien y todo.

Muy divertido en el último capítulo de la temporada cuando se encuentran Will, Peter, Cary, Eli y Alicia en el ascensor de golpe, creo que es la primera vez que aparecen todos juntos, situación muy incómoda que me hizo bastante gracia.

En resumen, en la 3a temporada parece que la cosa por fin arranca y empieza a valer bastante la pena seguirla. Voy a empezar la 4a right away, que el cliffhanger al final de la temporada no está nada mal y al final pasa algo que llevaba esperando desde el principio de la 1a temporada.

Snow Crash

A finales del siglo 21 Estados Unidos ya no es lo que era, el dólar está devaluado y la gente usa los yenes o los “kongdólares” de la franquicia tecnológica “El gran Hong Kong de Mr Lee”… de hecho sólo hay 4 cosas que hacen mejor que nadie: Películas, música, micro-código y repartir pizzas a tiempo.
En la realidad Hiro Protagonist es un repartidor de pizzas para la mafia del Tío Enzo (la mafia en vez de dedicarse a la delincuencia… se ha pasado al negocio de repartir pizzas) quienes se enorgullecen de NUNCA llegar tarde. En el Metaverso, en cambio, es otra historia; Hiro se autodefine como “el último hacker freelance y el mejor espadachín del mundo” y no es que sea marketing, dice la verdad.

—¿Has ganado la pelea?
—Claro que he ganado la puta pelea —replica Hiro—. Soy el mejor espadachín del mundo.
—Y además escribiste el software.
—Sí. Eso además.

El Metaverso es una realidad virtual evolucionada del Internet que conocemos nosotros hoy día (el libro se escribió en los ’90). Imaginad una carretera de 100 metros de ancho que va en linea recta durante 65536 km (216 km) con millones de cosas por hacer; cada usuario tiene su avatar con cualquier tipo de forma, sólo restringiendo el tamaño, para evitar tener gigantes.
No me quiero enrollar más con el Metaverso, pero ya os podéis hacer una idea.

Nada más empezar Hiro pierde su trabajo como repartidor de pizza para la mafia y encuentra a una adolescente llamada T.A. (abreviatura de “Tuya Afectuosa”), que trabaja como korreo, decidirán asociarse para vender información a la CIC (organización de lucro evolucionada de la CIA).

 En esa época los dos se dedicaban al desarrollo de avatares, él a los cuerpos y ella a los rostros. Ella «era» el departamento de rostros, porque nadie más pensaba que los rostros fuesen importantes, sino simples bustos de color carne colocados sobre los avatares. Juanita estaba obsesionada en demostrarles a todos ellos cuan terriblemente equivocados estaban. Pero durante esa fase, la sociedad exclusivamente masculina de los gurús informáticos que componían la jerarquía de poder de Sistemas Sol Negro afirmaba que el problema de los rostros era trivial y superficial. Por supuesto, no era más que sexismo, de ese tipo especialmente virulento que afecta a los técnicos varones que creen con toda sinceridad que son demasiado inteligentes como para ser sexistas.

Pese a casi vivir en la miseria en la realidad Hiro es bastante importante en el Metaverso y allí, en un selecto club, es dónde ofrecen a su amigo (muy influyente entre los hackers y dueño del club) un nuevo narcótico que se está poniendo de moda, el Snow Crash, una droga en apariencia inofensiva que parece afectar sólo a los hackers (o programadores), dejándolos en “electroencefalograma” plano. Es aquí donde Hiro se pondrá manos a la obra para descubrir qué está pasando, ayudado por T.A. y su exnovia Católica Juanita Márquez.

El noventa y nueve por ciento de lo que se hace en la mayoría de iglesias cristianas no tiene nada que ver con la religión. La gente inteligente acaba por darse cuenta tarde o temprano, y de ahí deducen que el cien por cien son gilipolleces; por eso la gente asocia el ser inteligente con ser ateo.

No se ni como empezar a describir lo mucho que me ha gustado este libro, lo que empieza como algo que podría parecer humorístico se complica de una manera inesperada hacía una historia de crueldad y venganza, sin perder del todo nunca el toque humorístico, llevándonos al inicio de la civilización con los Sumerios, las religiones, las lenguas, antiguos mitos y leyendas; todo envuelto en un mundo cyberpunk entre la realdad y el metaverso y con unos personajes que me atraparon absolutamente.
Hacía mucho tiempo que no leía un libro con un protagonista tan carismático como Hiro Protagonist (vamos, alguien que su nombre es HÉROE PROTAGONISTA tiene que molar) ni con un “sidekick” tan badass como T.A. que no es para nada una típica adolescente.

Llevo mucho rato intentando ver como enfocar esta reseña pero cualquier cosa que pongo me parece que no le hago justicia y no se ni si tiene mucho sentido, así que simplemente voy a añadir que recomiendo INFINITO la lectura Snow Crash.

—Esto del Snow Crash… ¿es un virus, una droga o una religión?
—¿Y qué diferencia hay?

tl;dr -> LEED EL LIBRO

Ready Player One

Es el año 2044 y el mundo es un desastre. Las fuentes de energía fósiles están prácticamente agotadas y el precio del combustible está por las nubes. En medio de una enorme depresión a nivel mundial la mayoría de la gente subsiste como puede. Sin embargo un videojuego de realidad virtual llamado OASIS proporciona la vía de escape que las personas necesitan. La gente dedica más tiempo al juego que a la vida real misma. El juego ofrece todas las posibilidades imaginables y cualquier cosa es posible.

El creador de OASIS es un enorme fan de los años 80, así como un fantástico programador de videojuegos que amasa una inmensa fortuna con su compañía GSS, que tiene como obra maestra OASIS. Tras su muerte se anuncia en un vídeo que el juego contiene un Huevo de pascua. Quien lo encuentre heredará toda su fortuna.

Con este interesante setting empieza Ready Player One, la alabada primera novela de Ernest Cline.

Sigue leyendo

Sun-ken Rock

que maco

Ken es un tío duro

Hace un par de semanas comentaba con Hide que últimamente no sabía que manga leer y me dijo que Sun-ken Rock tenía buena fama, así que decidí darle una oportunidad. Sigue leyendo

The Good Wife – 1a temporada

Hace ya unos cuantos meses que escucho maravillas en todas partes de las últimas dos (sobretodo de la última) temporadas de The Good Wife, así que aprovechando el fin de semana largo, y sin saber nada de la serie, me he pegado una maratón y me he visto la primera temporada.

Sigue leyendo